logo ultimo final club1
fb1
instagram_

 Escrito por Mejorconsalud.com

La fatiga es ese enemigo que nos abraza con su peso al final del día, en ocasiones, incluso nada más levantarnos sin entender muy bien la razón.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué aparece la fatiga?

Cuando nos hemos sobrecargado y no hemos permitido aún que nuestro organismo recupere las energías y los nutrientes necesarios.
Descompensación de los hidratos de carbono y las proteínas.
Bajada del sodio, el potasio y el agua en el cuerpo
Diversos trastornos asociados, en ocasiones problemas en nuestro sistema endocrino pueden causar una clara fatiga.
Bajo índice de oxígeno en las células, en especial en los músculos.
Descenso de las sales minerales del cuerpo.
Una mala alimentación o incluso en ocasiones, una dieta mal llevada.
Consumir alcohol.
Consumo de tabaco y alcohol.
No dormir lo suficiente.

Consejos para evitar la fatiga

 

Come algo cada tres horas, pero siempre en pequeñas cantidades. No es recomendable pasar muchas horas sin consumir nada, porque ello supone que nuestro nivel de azúcar en sangre descienda y aparezca la hipoglucemia. El alimento más indicado para tomar entre horas es una fruta o un yogur.
En esos días en que te sientes más cansado/a es recomendable que en tus comidas incluyas hidratos de carbono, tales como pastas, cereales, pan negro, legumbres, arroz… Se digieren rápido y ofrecen mucha energía.
A lo largo del día no cometas el error de consumir golosinas, bebidas azucaradas o chocolates. Es verdad que aportan energía, pero por muy poco tiempo, lo cual deriva en que volvamos a sentir hambre y cansancio, y si volvemos a comer este tipo de bollería industrial terminaremos engordando. Lo más indicado, tal y como te hemos señalado antes, es tomar un yogur e incluso alguna barrita que contenga cereales como la avena. Es perfecto.

Los nutrientes que más energía aportan

 

Vitamina C: Necesitamos al menos 90 mg al día, para ello es esencial que nada más levantarte te tomes un vaso de naranja natural, para después, y a lo largo del día, consumir una mandarina, un kiwi y una papaya.. La vitamina C nos da energía, nos aportan atioxidantes y resuelven infecciones.

Calcio: Necesitamos al menos 900 mg al día, de ellos, una pequeña parte deben ser procedentes de productos lácteos, de ahí que te recomendemos el yogur natural, es un probiótico esencial para mantener la flora de nuestros intestinos, contiene triptófano y es esencial por ejemplo para la fatiga crónica. El resto de Calcio lo podemos obtener de las espinacas, de la col, del brócoli, de los frutos secos, de los mariscos, de los pulpos, berberechos, sardinas…

Hierro: Necesitamos 10 mg al día, y si estamos en edad premenopáusica debermos consumir 18 mg al día, de ahí que sea esencial que consumamos todas esas verduras frescas de color verde, tales como las espinacas, las acelgas, el perejil… Los frutos secos como las pasas y los dátiles también son muy indicados, al igual que las legumbres como las lentejas.

Ejemplos de menús energéticos

 

Primer Menú

 

Desayuno:

Un vaso de zumo de naranja.

Media hora después, una taza de avena con leche de almendra.

Comida:

Ensalada de espinacas con queso de cabra

Arroz integral con un bistec a la plancha.

Una ensalada de papaya con kiwi

Cena:

Lentejas con verduras más una ensalada de tomate con queso.

Un yogur y un plátano.

 

Segundo menú

Desayuno

Un vaso de zumo de pomelo.

Un tazón de cereales y leche de soja.

Comida

Ensalada verde con vinagre de manzana y aceite de oliva.

Merluza al vapor con berenjenas rellenas de arroz.

Un kiwi.

Cena

Puré de verduras (zanahorias y papatas) y queso camberbert:

Hígado salteado con cebolla.

Un yogur con muesli.

 

 

 

 

 

Nutrición contra la fatiga

Nutrición contra la fatiga

CLUB DE CORREDORES - MERLO

file012121
istoc0101

La fatiga es ese enemigo que nos abraza con su peso al final del día, en ocasiones, incluso nada más levantarnos sin entender muy bien la razón. Es un cambio en nuestro organismo que nos impide poder cumplir con el día de forma normal, sentimos pesadez en las extremidades, dolor de cabeza y puede que hasta nuestro propio ánimo esté un poco más bajo de lo normal.

La fatiga se debe en muchas ocasiones a una sobrecarga, cuando hemos realizado una actividad muy intensa y nuestro cuerpo no ha podido recuperarse aún tendemos a sentir que no nos quedan energías y que hemos llegado al límite de nuestro propio esfuerzo. Para ayudarte en estas situaciones te indicamos a continuación cómo deberías nutrirte, para que tu organismo recupere todos los elementos que le faltan para que vuelvas encontrarte bien. Te aseguramos que una buena alimentación puede mejorar perfectamente estos estados.